REAL MADRID EL CAMPEÓN DEL MUNDO

0

Un dignísimo Kashima Antlers aguanta al Real Madrid y dispone de varias ocasiones para ganar el Mundial de Clubes antes de sucumbir en la prórroga en un nuevo ‘show’ de Cristiano Ronaldo.

img_20161218_090208

Terror, miedo, descontrol… La final del Mundial de Clubes quedará grabada para siempre como uno de los partidos más sorprendentes de la historia del torneo y probablemente de la historia del propio deporte. El Real Madrid, favoritísimo desde el inicio, se empeñó en dar vida a un Kashima Antlers valerosísimo, que aguantó la apuesta blanca y pudo llevarse el título si hubiera tenido un pellizco de suerte en los últimos instantes del choque.

Fue eso, la suerte, lo que salvó una vez más al Real Madrid de Zidane. Empeñado en dar vida a un equipo inferior, esta vez no hubo descuentos o goles milagrosos, pero el Madrid sacó provecho de una nueva prórroga para llevarse el título y convertirse en el conjunto más laureado a nivel mundial. Que es lo que queda en los libros de historia al fin y al cabo.

Sin embargo, lo que pasó en los primeros 90 minutos, que no aparece marcado a fuego en la copa que se llevó el Madrid, será difícil de olvidar para muchos.

Un inicio esperado.

El guion del choque se cumplió de salida. El Madrid se sabía superior y dominaba, pero no creaba ocasiones a sabiendas de que el propio paso de los minutos le iba a dar la ventaja necesaria para sentenciar el encuentro.

A los de Zidane no les hizo ningún bien el tempranero 1-0. Modric voleó desde la frontal y el mal despeje de Sogahata lo llevó a la red Benzema. Posición correcta, sin videoarbitraje de por medio, y 1-0 para el Madrid.

El tanto quitó los nervios a un Kashima atenazado, que pudo empatar casi de inmediato con un disparo lejano de Ogasawara. El Madrid dominaba sin fe y mostraba desinterés por un partido en el que era muy superior.

Y Kashima supo verlo. Primero para avisar con un remate de Endo, y luego para empatar, al filo del descanso, en una acción en la que controló mal Shibasaki, falló Varane y pudo volear a placer el jugador nipón.

Una segunda parte totalmente loca.

Ni siquiera el tanto espabiló a un Madrid insulso, que siguió jugueteando con Kashima y dando vida a los japoneses en el inicio de la segunda mitad. Tras un par de córners para cada equipo, el estadio iba a enmudecer. Pero no por un golazo o un tanto del Real Madrid. Shibasaki recibía en la frontal y se sacaba un latigazo a la red de Keylor Navas. Increíble. 1-2 para los japoneses.

Quedaba mucho, pero el Real Madrid se veía abajo y empezaba a pensar por qué no había sentenciado el partido cuando había podido, en una primera mitad en la que tuvo la posesión y no supo qué hacer con ella.

Pero los blancos se sienten como pez en el agua en las remontadas. Un penalti de Yamamoto a Lucas lo convirtió en el 2-2 Cristiano Ronaldo y aún con más de 20 minutos por delante, parecía que la final volvía a tener dueño.

El inicial dominio abrumador del Madrid tras el empate se esfumó como la gaseosa, especialmente tras el cambio de Isco por Lucas, y las ocasiones, bien resueltas por Sogahata, pasaron al otro área.

Los últimos minutos fueron un espectáculo casi circense. Sin centro del campo, tanto Cristiano pudo rematar a la red, como Kashima dispuso de tres ocasiones clarísimas antes del pitido final. Los japoneses sabían que la prórroga era letal para sus aspiraciones y acabaron colgando al Real Madrid del larguero.

Prórroga blanca.

El tiempo extra, como se esperaba, fue blanco. Casi nada más empezar, Benzema -excelso todo el partido- encontró a Cristiano y el luso comenzó a hacerse un hueco también en la historia de este torneo. Algo que completaría con su segundo tanto poco después, tras un remate en semifallo de Kroos que el Balón de Oro llevó a la red con extrema facilidad.

La segunda mitad, con un Kashima entregado y un Real Madrid excesivamente conservador, no existió. Todo había sucedido mucho antes. En 90 minutos de ciencia ficción que casi tornan en tragedia para el Madrid y en epopeya para Kashima.

img_20161218_090200

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Desarrollado por : www.hostlive.com